lunes, 13 de marzo de 2017

Antonio Díaz reseña The Collapsing Empire, de John Scalzi

Hoy el honor y el placer es triple: no solo tenemos de nuevo a Antonio Díaz escribiendo una excelente reseña, sino que nos coordinamos con Leticia Lara, de Fantástica Ficción, y con Xavi, de Dreams of Elvex, para la publicación conjunta de este análisis de The Collapsing Empire, la nueva novela de John Scalzi. ¡Espero que os guste!

Banda sonora de la reseña: Antonio sugiere leer esta reseña escuchando Collapse/Typical/After We Have Left Our Homes (YouTube, Spotify)

John Scalzi se hizo famoso hace unos años con Old Man's War (traducido magníficamente al castellano como La vieja guardia por Rafael Marín), una novela engañosamente ligera, ácida y, ante todo, divertidísima. Con ella Scalzi inició una saga bastante irregular que le ha reportado muchos premios y una gran popularidad. Provocó la edición (o reedición) de todas sus obras anteriores en España y le aseguró que sus obras llegaran traducidas hasta nuestras costas. Sin embargo, esa fama ya pasó y sus últimas obras (Lock In y las dos últimas de la saga de La vieja guardia: Human Division y The End of All Things) ya no han sido comercializadas en español. ¿Cambiarán las cosas con The Collapsing Empire?

Esta novela da inicio a una saga totalmente inédita sobre un imperio galáctico humano que está interconectado por el Flow (y no, no estamos hablando de la teoría del filósofo positivista croata, sino de una serie de “túneles” que interconectan los diferentes planetas). Fuera del Flow, el viaje interestelar es impracticable (porque no se ha desarrollado una tecnología para conseguir velocidad supralumínica). The Collapsing Empire nos lleva de la mano de diferentes personajes a través de los cuales Scalzi nos muestra un imperio galáctico... bastante típico. Éste es sin duda el principal problema de la novela: la falta de originalidad. Todo el libro tiene un cierto tufillo a refrito y a genérico. El worldbuilding es muy plano, quitado el tema del Flow, que a su vez resulta más conveniente para la trama que otra cosa. Además de no contener nada innovador, tampoco implementa ideas conocidas de forma ingeniosa.

A los personajes principales de The Collapsing Empire les pasa tres cuartos de lo mismo. Desde el joven científico inocente e idealista hasta la gobernante por accidente, pasando por la comerciante/contrabandista deslenguada pero con un corazón de oro y los malos, que son muy, muy malos. Scalzi conoce los clichés y los utiliza con mano firme pero sin alejarse un ápice de ellos.

Para añadir sal a la herida, la novela entera es una mera introducción. Scalzi hace un amago de contar una historia autoconclusiva pero se le ve demasiado el plumero y, por consiguiente, tiene muy poco éxito. La historia central queda abierta de par en par, atando simplemente unos nudos menores, los personajes apenas tienen un arco de evolución (porque está reservado para futuras entregas) y, lo peor de todo, la novela se ve venir. No digo que el desenlace sea predecible (que lo es) sino que cada giro viene seguido de un “ah, pues ahora pasará esto” que se cumple en toda ocasión. Esta combinación de factores causa una sensación general de incompletitud, pero no necesariamente de insatisfacción.

Sin embargo, no todo se colapsa en esta novela. El humor de Scalzi está muy presente. Este autor brilla en los diálogos, que son, sin lugar a dudas, su punto más fuerte. Es ingenioso y divertido y sabe contar un chiste sin que se note que te está contando un chiste. Los personajes principales tienen bastante gracia, especialmente Kiva. Mi capítulo favorito fue el dedicado al personaje de Ghreni Nohamapetan, en un estudiado ejercicio de construcción de castillos de naipes.

Entre el humor y la brevedad, The Collapsing Empire es una novela que se lee prácticamente sola, incluso en inglés (particularmente a mí no me ha durado más de tres o cuatro días), lo que da fe de su valor como producto de mero entretenimiento. Se consume rápido, pero se olvida todavía más rápido.

Scalzi es un habitual en las listas de los Hugo, Nébula, Locus y demás, así que no me extrañaría que su popularidad lleve a The Collapsing Empire a recibir alguna nominación a pesar de que posiblemente haya novelas este año que se lo merezcan mucho más. Pienso que tras esta novela me bajo del carro de Scalzi hasta que escriba otra cosa distinta que capte mi interés.

4 comentarios:

  1. Hola :) Voy a confesar desde ya que nunca he leído nada de Scalzi. La premisa me parecia atractiva pero ya había visto vuestra opiniones en redes de que no era para tirar cohetes. Por tanto, sigo con mi firme decisión de leerme La vieja guardia y que el destino mande XD Un abrazo^^

    ResponderEliminar
  2. La vieja guardia es el libro suyo (que he leído) que más me ha gustado, así que te animo a que le eches un vistazo. También he oído hablar bien de Lock In.

    ResponderEliminar
  3. Yo lo he leído también y te lo pasas pipa. Y lo digo como lector que no gusta de leer humor en la ciencia ficción.

    ResponderEliminar