jueves, 7 de febrero de 2013

Adrift on the Sea of Rains de Ian Sales

Banda sonora de la reseña: Sugiero leer esta reseña escuchando "Under Stars" del disco Apollo de Brian Eno (Spotify, Youtube). 

Adrift on the Sea of Rains es una novela corta de ciencia ficción dura de Ian Sales de la que había leído muy buenas críticas en los últimos meses. Aunque ya la tenía en el punto de mira, su reciente nominación para los Premios BSFA me decidió finalmente a darle una oportunidad. Y el resultado ha sido estupendo.

Hay muchas cosas a destacar en este relato de Sales. En primer lugar, el cuidadísimo estilo. La historia transcurre en parte en una base lunar y en parte en varias naves espaciales. En ese sentido, la ambientación es prácticamente perfecta. Hay momentos en los que uno casi puede sentir la claustrofobia de la vida en la base, la disminución de la gravedad en el vuelo espacial, la euforia de contemplar la salida de la Tierra en un paseo lunar. Sólo por ello, ya merece la pena leer esta novela corta.

Además, el nivel de documentación y de detalles técnicos que aporta el autor es asombroso. Decía antes que Adrift on the Sea of Rains es una novela de ciencia ficción dura. Pero no es CF hard al estilo de, digamos, Egan o Benford, con grandes dosis de matemáticas o física. Es, más bien, pr0n para ingenieros. Sales no escatima en el uso de términos técnicos y siglas (que, afortunadamente, son definidas en uno de los anexos) y se recrea en la explicación, clara pero exhaustiva, de los procesos de la navegación espacial. Lo que puede parecer árido y aburrido se convierte, de la mano del autor, en casi poético, con una prosa limpia pero llena de imágenes memorables. 

Por otro lado, la historia, aunque relativamente sencilla, atrapa al lector desde las primeras páginas. La angustia de los astronautas varados en la base lunar y sus intentos por regresar a la Tierra recuerdan, en el plano psicológico, a algunos momentos de la película Moon. Además, la inclusión de un elemento cuasi-fantásico (un aparato llamado The Bell, fruto de la tecnología nazi en la Segunda Guerra Mundial, que permite el viaje entre universos paralelos) se realiza de forma magistral y no desentona en absoluto al lado de las partes ultra-realistas dedicadas a la descripción del programa espacial.

Precisamente el recurso de las realidades paralelas permite a Sales jugar con otro de los aspectos más destacados de esta novela corta: la creación de una historia alternativa en la que la guerra fría y la carrera espacial han seguido mucho más allá de lo que lo hicieron en nuestra propia Tierra. Los detalles aportados por el autor, estupendamente integrados mediante sutiles referencias y flashbacks de la vida del protagonista, dibujan un mundo vívido y creíble, hasta tal punto que a veces es difícil saber dónde termina la realidad y dónde empieza la ficción. Sales, además, se toma la molestia de incluir un trabajadísimo apéndice con la línea temporal de esta realidad alternativa.

Por si todo esto fuera poco, la historia, dosificando perfectamente acontecimientos cruciales para el avance de la trama con momentos de desarrollo de los personajes, acaba desenvocando en un desenlace impactante... en todos los sentidos de la palabra. Un final sorprendente y casi inmejorable.

Aunque A Drift on the Sea of Rains es una historia autoconclusiva y que puede leerse de forma totalmente independiente, Ian Sales la ha enmarcado dentro del Apollo Quartet, una tetraología de novelas cortas relacionadas de la que se acaba de publicar la segunda entrega: The Eye With Which The Universe Beholds Itself. Por otro lado, el origen de The Bell es desvelado en el relato Wunderwaffe, que, además de estar editado por separado, se encuentra recogido en la antología Vivisepulture (si sois visitantes habituales de Sense of Wonder es muy probable que la tengáis en vuestro lector de ebooks, puesto que estuvo en descarga gratuita hace unos meses). Ni que decir tiene que ambas historias han escalado bastantes puestos en mi lista de futuras lecturas.

A Drift on the Sea of Rains ha sido mi primer contacto con la obra de Ian Sales y una muy grata sorpresa. Seguramente esta novela corta figurará entre mis nominaciones a los Premios Hugo y no me extrañaría verla en la lista final. Además, tengo la intención de continuar explorando la obra de este autor: estoy seguro de que el universo que ha creado en estas historias nos deparará muchas y muy agradables sorpresas.

2 comentarios:

  1. Siempre me han interesado mucho los relatos en los que se describe la vida de los astronautas en plena misión. Me lo anoto.

    ResponderEliminar
  2. Pues entonces creo que éste te gustará. Hay muchos detalles sobre misiones espaciales tripuladas. Y, además, unos cuantos giros originales y sorprendentes.

    ResponderEliminar