jueves, 26 de julio de 2012

Participación de Carles (@girotix) en la Cadena de Memes

Carles (@girotix) se ha animado a participar en la Cadena de Memes y me ha mandado su lista para que la publique. Ahí va:


Bueno, antes que nada debo comentar lo que seguramente ya se habrá comentado antes: es difícil mencionar un solo libro en cada categoría, por razones obvias. Por lo tanto, en la mayoría de apartados mencionaré varios, y que conste que dejaré muchos más en el tintero. Solo puedo decir que en este momento estas son las respuestas que se me pasan por la cabeza.


         Un libro que cambió mi vida:

         El primer libro que me viene en mente es Los desposeídos de Ursula K. Le Guin. En su momento me impresionó mucho el planteamiento especulativo de una sociedad en la que se ha conseguido establecer una precaria anarquía. De la misma manera, el periplo del protagonista Shevek -creo que en algún momento me sentí identificado con él-, y también la maestría con que está narrado: alternando dos tramas y tiempos, en capítulos con el nombre de dos planetas que giran entre ellos (pero a la vez se ignoran), Anarres y Urras. No puedo decir que me cambió la vida pero sí que es una novela de las que más me ha influenciado.

         En realidad no creo que pueda afirmar que un libro en concreto me ha cambiado la vida. Lo que es evidente es que la lectura de los grandes clásicos de ciencia ficción durante mi juventud me ha dejado un importante poso, en cuanto a mi propia cosmovisión y demás... Otro grupo de libros que me ha apasionado leer y que me han influenciado bastante no pertenecen al género fantástico. Se trata de las lecturas de cuando estudiaba ciencias sociales, los cuales me han ayudado a ver -y entender- la realidad que me rodea. Por citar uno: La construcción social de la realidad de Peter L. Berger y Thomas Luckmann.

        
         Un libro que tuve que leer más de una vez:

         Neuromante, de William Gibson. La primera vez me quedé empantanado en la complicada prosa de este autor y lo dejé estar. Unos años después (creo que a finales de los ochenta) lo rescaté de la estantería y me cautivó. Recuerdo que leí de un tirón ésta y las dos continuaciones: Conde Cero y Monalisa acelerada. Recientemente he vuelto a leerlo (no es la primera relectura, pero hacía bastantes años de la última) y me continua fascinando, si bien intuyo que no soy del todo objetivo por que el tiempo inevitablemente le ha pasado factura.

         Otra cosa son las relecturas que tengo pendientes. Por ejemplo, para reengancharme como Dios manda a la saga Canción de hielo y fuego de George RR Martin tendría que releer los tres primeros volúmenes otra vez. Bueno, creo que tendré que conformarme con los resúmenes que circulan por ahí.

         En resumen, creo que todo buen libro merece una relectura como mínimo, pero por falta de tiempo, o por impaciencia, yo soy de los acabamos consumiendo uno nuevo antes que volver la vista atrás a lo que ya hemos descubierto una vez.


         Un libro que me llevaría a una isla desierta.

         Mmm... parafraseando al maestro Yoda: Difícil decisión es... El Señor de los Anillos seria una buena elección, por supuesto. Se supone que uno debe llevarse un buen tocho a una isla desierta y el libro de JRR Tolkien cumple con creces: por extensión, por toda la complejidad de la trama, por toda la mitología incorporada... Pero no sé... Otra opción ¿Por qué no? La saga Canción de hielo y fuego sería otra buena elección, pero sería preferible que estuviese acabada, claro. Para cuando me jubile espero que lo esté, a ver si entonces puedo comprarme una isla...

         Como alternativas: algún compendio exhaustivo de filosofía... O bien bolígrafo y papel (mejor todavía un portátil y una placa solar) y empezar a escribir uno mismo...


         Un libro que me hizo reír:

         Wilt, de Tom Sharpe. Todavía recuerdo que viajaba en tren y me estaba partiendo de risa, y la gente me miraba como si hubiese fumado algo. Dentro del género fantástico: Marciano vete a casa de Fredric Brown resultó una lectura muy divertida en su momento.

        
         Un libro que me hizo llorar:       

         Llorar, lo que se dice llorar, pues no. Tardé años en leer Flores para Algernon, de Daniel Keyes. No me sentía preparado para esta lectura hasta... hasta que sí que lo estuve. La demora fue por qué me parecía un tema muy deprimente, aunque entonces no lo asocié con la enfermedad de Alzheimer y por tanto ahora debe serlo más todavía puesto que todos conocemos algún caso de esta enfermedad. Por descontado me está pasando con otros libros: por ejemplo tengo pendiente La Carretera de Cormac McCarthy.

        
         Un libro que me hubiera gustado haber escrito:

         ¡Todos! Es decir, todos los que he disfrutado, amado o que me han impresionado de algún modo. Concretando, siempre pienso que me encantaría escribir como Peter F. Hamilton:  esta capacidad de cautivarte a través de las diversas tramas y subtramas, los adorables personajes, los conocimientos científicos y la capacidad de sentido de la maravilla de este autor... Puedo imaginarme como escritor, pero creo que siempre me vería a años luz de su talento.


         Un libro que aborrezco:

         Esta es fácil: Campo de batalla: la Tierra de L. Ronald Hubbard. Cuando lo leí todavía no tendría los veinte años y en seguida me convencí que era lo peor que había leído en ciencia-ficción y fuera de ella. Ha llovido mucho desde entonces pero el libro continua manteniendo su status. Para ser justos ahora con el paso de los años tendría que hacer una revisión y valorarlo de nuevo, pero tengo muchísimas lecturas interesantes por delante y no pienso hacerlo.


         Un libro que me decepcionó:

         Me habían hablado tan bien de La Luna es una cruel amante de Robert A. Heinlein que cuando cayó en mis manos fue una decepción considerable. Debo decir que no es el único libro de este autor que me ha decepcionado: es peor El número de la bestia.


         Un libro que estoy leyendo ahora:

         Existence, de David Brin. De momento puedo decir que me está gustando. Me encanta recuperar un autor a quien había aborrecido un poco por la “paja” que acostumbraba a poner en sus obras, hasta el punto de aguar el sentido de la maravilla que tienen sus novelas.


         Un libro que quiero leer:

         Uf! Un montón. Brasyl de Ian Mc Donald, o bien The Dervish House del mismo autor. Por citar otro: tengo pendiente In the Mouth of the Whale de Paul Mc Auley, un autor por el que siento debilidad. Muchísimos más... Lo que sé seguro es que de momento no quiero leer Ulysses...

          Carles (@girotix)


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada