martes, 26 de julio de 2016

Novedad: Four Roads Cross, de Max Gladstone

Hoy se pone a la venta Four Roads Cross, la nueva novela de Max Gladstone situada en su serie The Craft Sequence. Ésta es su sinopsis:
From Max Gladstone, the new novel in the series praised by NPR as "sharp, original, and passionate." 
In Four Roads Cross, the great city of Alt Coulumb is in crisis. The moon goddess Seril, long thought dead, is back--and the people of Alt Coulumb aren't happy. Protests rock the city, and Kos Everburning's creditors attempt a hostile takeover of the fire god's church. Tara Abernathy, the god's in-house Craftswoman, must defend the church against the world's fiercest necromantic firm--and against her old classmate, a rising star in the Craftwork world. 
As if that weren't enough, Cat and Raz, supporting characters from Three Parts Dead, are back too, fighting monster pirates; skeleton kings drink frozen cocktails, defying several principles of anatomy; jails, hospitals, and temples are broken into and out of; choirs of flame sing over Alt Coulumb; demons pose significant problems; a farmers' market proves more important to world affairs than seems likely; doctors of theology strike back; Monk-Technician Abelard performs several miracles; The Rats! play Walsh's Place; and dragons give almost-helpful counsel.

lunes, 25 de julio de 2016

Relojes de hueso, de David Mitchell


Banda sonora de la reseña: Sugiero leer esta reseña escuchando Takin' Care of Business, de Bachman-Turning Overdrive (Spotify, YouTube).

Relojes de hueso, de David Mitchell, es un libro que, antes de su lectura, se presentaba con unas credenciales prácticamente perfectas: ganador del World Fantasy Award, alabado por Stephen King, aclamado por crítica y público, recomendado por personas cercanas con las que suelo coincidir en gustos... Es más, leí Slade House, novela de estructura similar y situada en el mismo universo el año pasado y me gustó mucho, así que la cosa parecía una apuesta segura. 

Por desgracia, y a pesar de que iba muy motivado y con ganas de disfrutarla, la novela no me ha gustado y ni siquiera he sido capaz de terminarla. En concreto, abandoné la lectura cuando llevaba aproximadamente dos tercios del libro, casi finalizando el cuarto capítulo, tras bastantes páginas de encontrarme aburrido y completamente falto de interés en saber qué pasaba con los personajes o hacia dónde avanzaba la historia. 

Como mencionaba antes, la estructura de Relojes de hueso es parecida a la de Slade House, y se organiza como novelas cortas más o menos independientes pero que comparten personajes y ciertos hechos de fondo, cada una de ellas situada en el futuro con respecto a las anteriores. Mi problema en la lectura no se debe a esta estructura, que me gusta y que Mitchell maneja perfectamente, sino a que a las historias en sí mismas me han parecido terriblemente anodinas y manidas. 

En estos primeros cuatro capítulos nos encontramos, por ejemplo, con una adolescente que sufre un desengaño amoroso y se escapa de casa, un joven estudiante experto en estafar y engañar a sus amigos, un corresponsal de guerra con problemas de adición al trabajo y un escritor con un ego enorme pero en el declive de su carrera literaria. De vez en cuando, aparece algún pequeño elemento sobrenatural, pero el contenido, hasta donde yo he leído, es prácticamente por completo el de una novela realista (o "literaria", si queréis llamarlo así). No digo que eso sea algo malo, y evidentemente la novela ha gustado mucho y a mucha gente, pero de haberlo sabido nunca me habría embarcado en su lectura: si quiero leer, digamos, sobre autores resentidos por sus bajas ventas, me basta con abrir Facebook o Twitter (perdón, no lo he podido resistir).

Según me han dicho, poco a poco la parte fantástica (que es lo que realmente me interesa) cobra mayor protagonismo, pero la verdad es que tras leer cuatrocientas páginas y no encontrar apenas nada que despertara mi atención mi paciencia se agotó y decidí emplear el tiempo en otras cosas. 

Otro factor que ha influido muy negativamente en mi experiencia lectora ha sido la traducción. Ya desde las primeras páginas empecé a encontrar expresiones extrañas y frases que chirriaban un poco. Nada especialmente notorio, pero si una sensación continua de lenguaje forzado, poco natural. Por desgracia, la cosa no se quedó en eso y al poco tiempo comencé a encontrar claros errores como un "thirteen" que se convierte en "treinta", un "glasses" traducido como "gafas" en lugar de "vasos" (la protagonista estaba lavando los platos, así que no había gran posibilidad de confusión) o un "espadas" para referirse a "spades" en medio de una partida de póquer. Esa acumulación de frases extrañas y errores llegó a sacarme por completo de la lectura en muchos momentos, haciendo que me preocupara más por ver si lo que estaba leyendo era correcto que por la historia en sí misma, algo que es verdaderamente molesto. 

En definitiva, un libro que me ha decepcionado bastante, sobre todo porque esperaba que me encantase, y que no he podido siquiera terminar. Es muy posible que las razones que me han llevado a abandonarlo no sean extrapolables a otros lectores, y está claro que la mía es, en este caso, una opinión muy minoritaria, pero Relojes de hueso es un libro con el que no he conectado en absoluto. Personalmente, he disfrutado muchísimo más con Slade House, que siguiendo un esquema parecido tiene un componente fantástico mucho mayor y un ritmo infinitamente más ágil. 

domingo, 24 de julio de 2016

Novedad: X Marks the Spot, antología editada por Ian Whates

Dicen que no hay dos sin tres, así que junto con Now We Are Ten y Crises and Conflicts, Ian Whates ha editado una tercera antología para celebrar el décimo aniversario de NewCon Press: X Marks the Spot.

Estos son sus contenidos y sinopsis:
X Marks the Spot is a slender anthology produced to celebrate the first ten years of NewCon Press. It includes original fiction from Adam Roberts, Rozanne Rabinowitz, and Paul Melhuish, a poem by Donna Scott, and a collaborative short story written by Ian Whates, Ian Watson, Hal Duncan, Chaz Brenchley, Sarah Singleton, Andrew Hook and others which has been out of print for nearly eight years.

Contents: 
Introduction by Ian Whates
1. Circle Drawer – Paul Melhuish
2. Not a Through Tree – Rosanne Rabinowitz
3. Recursitopia – Adam Roberts
4. Life on Mars – Donna Scott
5. In Storage – Ian Whates, Ian Watson, Hal Duncan, Chaz Brenchley,
Sarah Singleton, Andrew Hook, Neil K. Bond,
Heather Bradshaw, Cardinal Cox, and Andy West.

sábado, 23 de julio de 2016

Novedad: Crises and Conflicts, antología editada por Ian Whates

Además de Now We Are Ten, Ian Whates también ha editado recientemente Crises and Conflicts, otra antología conmemorativa por el décimo aniversario de su editorial, NewCon Press. En este caso, se recogen historias de CF bélica y space opera, de autores como Adam Roberts, Gavin Smith o el propio Ian Whates. 

Estos son sus contenidos y su sinopsis:
From distant planets to space-borne combat, from desperate attempts to win a race to the last hope of a beleaguered world, fifteen stories of Military SF and space opera written to celebrate the tenth birthday of independent publisher NewCon Press:


1. Introduction
2. The Last Tank Commander – Allen Stroud
3. Between Nine and Eleven – Adam Roberts
4. Taking Flight – Una McCormack
5. The 10 Second War – Michael Brookes
6. Decommissioned – Tade Thompson
7. Another Day in Paradise – Amy DuBoff
8. Round Trip – Robert Sharp
9. Arm Every Woman – Nik Abnett
10. Hill 435 – Tim C. Taylor
11. The Wolf, The Goat, and the Cabbage – Janet Edwards
12. Pickaxes and Shovels – Christopher Nuttall
13. The Gun – Ian Whates
14. Tactics for Optimal Outcomes in Negotiations with Wergen Ambassadors
– Mercurio D Rivera
15. The Story of the Ten – Jo Zebedee
16. The Beauty of our Weapons – Gavin Smith

viernes, 22 de julio de 2016

Novedad: Nightshades, de Melissa F. Olson

Esta semana se puesto a la venta Nightshades, de Melissa F. Olson, una nueva entrega de la colección de novelas cortas de Tor.com. 

Ésta es su sinopsis:

Alex McKenna is the new Special Agent in Charge of the Chicago office of the Bureau of Paranormal Investigations--the division tasked with investigating crimes involving shades. 
Or vampires, as they're more widely known. 
Children have been going missing, and agents are routinely being slaughtered. It's up to McKenna, and some unlikely allies, to get to the bottom of the problem, and find the kids before it's too late. 
Nightshades is a new gritty urban fantasy from Melissa F. Olson.

jueves, 21 de julio de 2016

Central Station, de Lavie Tidhar

Banda sonora de la reseña: Sugiero leer esta reseña escuchando Jaffa Beach, de Kutiman (Spotify, YouTube).

Hace un par de meses, Antonio Díaz reseñaba en este mismo blog Central Station, de Lavie Tidhar, aumentando aún más las ganas que tenía de leer el libro. Ahora que he tenido la oportunidad de degustarlo, no sólo puedo confirmar que todo lo que decía Antonio es cierto, sino que he sentido la necesidad de escribir mi propia reseña para reflejas todo lo que disfrutado con este libro, aún a riesgo de caer en la redundancia.

Central Station es un fix-up de relatos, la mayor parte de ellos publicados con anterioridad en revistas como Clarkesworld, Interzone o Analog, y que han sido ligeramente reescritos para publicación en forma de novela. Sin embargo, sin saberlo de antemano, no resulta sencillo deducirlo porque la conexión entre todos los capítulos, a través de sus personajes principalmente, es perfecta, creando un conjunto de una coherencia global extraordinaria.

Precisamente éste es una de las primeras virtudes de Central Station: que es una obra en la que el todo es mucho más que la suma de sus partes. Había leído algunos de los cuentos, de forma independiente, con anterioridad, pero en este contexto cobran un sentido muchísimo mayor. Los pequeños detalles, las referencias compartidas, las acontecimientos que vuelven a visitarse desde otro punto de vista... todos esos elementos colaboran, como pequeñas piezas, para formar un gran mosaico de enorme belleza.

En ese sentido, podríamos decir que Central Station es, en cierto sentido, ciencia ficción costumbrista, un retrato de la vida alrededor de esa gran estación central en la que los numerosos personajes de la novela viven, luchan, aman y sufren cada día. Tidhar consigue, además, a través de pequeñas pistas, dotar de un gran realismo la sociedad que describe, creando casi una mitología propia, con su historia, sus lenguajes, su cultura y su arte. Poco a poco vamos oyendo hablar del actor Elvis Mandela, del detective ficticio Bill Glimmung, del escritor Lior Tirosh... algo que aporta una increíble profundidad al universo imaginado por el autor.

Central Station es, también, una novela sobre transformaciones. A lo largo de las historias nos vamos encontrando con personajes humanos y otros que, al menos en apariencia, no lo son tanto: robots, robotniks, strigois, cyborgs, Conchs, Others... Cada uno de ellos se encuentra en un paso diferente, muchas veces incluso en un camino diferente, en la evolución (¿o involución?) hacia el transhumano, pero en la mayor parte de las ocasiones sus motivaciones, sus sentimientos y sus pasiones son las mimas que las de los humanos de hoy en día o de hace mil años: el amor, el arte, la religión, la familia... son las cosas que les mueven y les hacen vivir día a día.

Otro aspecto que me ha encantado de Central Station es la cantidad de referencias a autores de ciencia ficción clásicos. En las páginas del libro nos podemos encontrar, de repente, con un pequeño guiño a Philip K. Dick, a Arthur C. Clarke, a Larry Niven, a Mary Shelley, a Cordwainer Smith... y, por supuesto, un enorme homenaje a Catherine L. Moore. Pequeños detalles que, si no se detectan, no influyen para nada en la lectura, pero que para el aficionado suponen un gesto de complicidad y una demostración de cómo Tidhar participa en el gran diálogo que es el género de la ciencia ficción.

En definitiva, una maravilla de novela que me ha encantado de principio a fin y que recomiendo totalmente. Tidhar ha hecho un increíble trabajo reflejando en Central Station una sociedad rica, viva y humana. Mañana, además, tendré la gran oportunidad de estar presentando al autor en el Festival Celsius 232 y, desde luego, pienso preguntarle un montón de cosas sobre este libro. ¡Me muero de ganas!

miércoles, 20 de julio de 2016

Comienza el Festival Celsius 232

Hoy da comienzo en Avilés una de las citas de literatura fantástica que más ilusión me hacen cada año: el Festival Celsius 232. Desde hoy y hasta el sábado, podremos disfrutar de cuatro intensos días de charlas, presentaciones, mesas redondas y diversas actividades en torno a la ciencia ficción, la fantasía, el terror, el cine, los videojuegos, la literatura juvenil y muchos otros temas igual de interesantes.

Como en ocasiones anteriores, la lista de invitados es impresionante, tanto a nivel nacional como internacional: César Mallorquí, Claire North, Cristina Fernández Cubas, David Mitchell, José Antonio Cotrina, Richard Morgan, Robert Shearman, Sergio Morán... Además, en esta ocasión tendré el placer y el honor de presentar a dos de los escritores que más admiro: Ian McDonald y Lavie Tidhar. 

Como sabéis, las actividades son públicas y gratuitas (hasta completar aforo), aunque este año la organización ha abierto la posibilidad de realizar donaciones de forma voluntaria para contribuir al sostenimiento del festival mediante lo que se ha denominado Club Celsius

Por supuesto, tenéis mucha más información en la web oficial del festival, incluyendo la lista completa de autores asistentes así como el programa detallado

¿Nos vemos en Avilés?